Polémica por una resolución que afecta a los ingenieros civiles
La disposición “achica” las competencias de quienes se dedican a esta profesión. En Mendoza la carrera tiene 1.200 alumnos.


El alerta y estado de movilización comenzó semanas atrás en todo el país en defensa de la carrera de Ingeniería Civil y Mendoza no está exenta.

Es que tanto en el ámbito académico como entre los futuros ingenieros civiles, flamantes egresados y colegios profesionales, hay incertidumbre y algo de sorpresa por una resolución (N° 1131, de 2016) que a nivel nacional busca “achicar” las competencias de quienes se dedican a esta compleja profesión.

El tema ha llamado la atención de alumnos y docentes de las carreras de Ingeniería civil.

Tanto en la Universidad Tecnológica Nacional (UTN- Regional Mendoza) como en la Universidad Nacional de Cuyo se están llevando adelante diferentes medidas para defender el campo profesional de los futuros egresados.

De hecho, en sintonía con los pedidos que se están organizando a nivel nacional, desde todas las instituciones donde se estudia esta carrera, en la provincia se están reuniendo firmas para presentar un escrito con un pedido expreso al Consejo Interuniversitario Nacional (CIN), al Ministerio de Educación de la Nación y al presidente Mauricio Macri.

De hecho, éste será el tema central de una reunión prevista en la Universidad de Córdoba el próximo sábado.

Miguel Tornello, ingeniero civil, docente de la UTN y secretario permanente del Consejo de Directores de la Carrera de Ingeniería Civil de Argentina (Codic) es uno de los referentes que está llevando adelante el pedido que será elevado a las autoridades.

“Estamos defendiendo la carrera en relación a lo que creemos es un recorte a las incumbencias de la Ingeniería Civil”, dice Tornello y detalla que la situación planteada viene de la mano de la incorporación de nuevas carreras de ingeniería que, a través de los años, se sumaron a la oferta académica en las diferentes universidades del país. Ello obligó a generar espacios laborales específicos para esos nuevos títulos.

En realidad, lo que sostienen desde el ámbito académico, profesional y estudiantil es que los roles no sean definidos como “exclusivos”, sino que puedan ser compartidos por los ingenieros de áreas más específicas. De este modo, ni uno ni otro sector de profesionales se vería afectado.

A la problemática se suma el desfasaje que existiría en el caso de recortar las competencias de los ingenieros civiles, en relación con el alto nivel de formación y exigencia que hoy tienen los estudiantes, cuyas currículas los preparan para desempeñar una gran amplitud de proyectos de ingeniería aplicada.

En Mendoza hay unos 1.200 estudiantes de esta carrera: 650 en la UTN, 300 en la UTN San Rafael y 250 en la UNCuyo.

La polémica resolución

Los roles específicos para las diferentes carreras con alto nivel de complejidad y compromiso social (la de Ingeniería Civil es una de ellas) quedaron definidos por el área de Educación Superior a través de la Resolución N° 1232 (publicada en el Boletín Oficial el 28 de diciembre de 2001).

Allí, el espectro de acción de los ingenieros civiles se extiende a numerosas aplicaciones que no sólo se limitan a la construcción de obras civiles (calles o edificios) sino que se amplía por ejemplo a las instalaciones hidromecánicas, a las obras destinadas al aprovechamiento de la energía hidráulica y a la construcción de estructuras que van desde las más pequeñas hasta las de gran magnitud, como un aeropuerto o aquellas relacionadas a la navegación fluvial, marítima y aérea, entre otras tantas.

La controversia surgió cuando en marzo del año pasado el Consejo Interuniversitario Nacional (CIN) -órgano integrado por los rectores de todas las universidades- hizo una revisión de lo expresado en el documento de 2001 y limitó las competencias de los futuros ingenieros civiles, dejando la exclusividad de buena parte de sus aptitudes a carreras de ingeniería más específicas, como Hidráulica, en Medio Ambiente, en Ferrocarriles y en Transporte, entre otras.

Así, de acuerdo a la resolución que quiere ser frenada, el área para desarrollar el campo profesional sólo se limita al diseño, cálculo y realización de proyectos edilicios y obras de infraestructura de distinta magnitud y utilidad.

“Nosotros defendemos la resolución N° 1232, porque de otro modo los estudiantes quedarían limitados en su ejercicio profesional futuro. Por eso pedimos que las actividades no sean reservadas sino compartidas por los profesionales”, detalla Tornello, quien además es director de la carrera de Ingeniería Civil de la UTN.

Alejandro Cantú, director de esta carrera en la UNCuyo, considera que la situación planteada de alguna forma subestima a la Ingeniería Civil.

“La resolución tampoco deja en claro cuáles son las actividades reservadas y cuáles las exclusivas de cada carrera”, expresa quien además acompañará el pedido para que la polémica resolución se frene.

Raúl Delle Donne, secretario del Consejo Profesional de Ingenieros y Geólogos de Mendoza -entidad que representa a unos mil profesionales en ejercicio en la provincia- coincide en que la resolución es una “forma de cercenar el campo laboral del ingeniero civil”.

“Las actividades concernientes a la carrera ya quedaron fijadas en 2001”, recalca Delle Donne y detalla que el título del ingeniero civil es de muy alto alcance. Por eso, considera injusto que quede limitado porque además se estaría afectando la injerencia de los ingenieros, algo que terminaría por repercutir en el crecimiento del país.

Junta de firmas

Los estudiantes también se han sumado a las acciones para defender su carrera. Lucas Mena, del Centro de Estudiantes de la UTN, detalla que junto a la Asociación Nacional de Estudiantes de Ingeniería Civil están recolectanto de firmas para elevar el reclamo a las autoridades.

Mena dice que la cuestionada resolución obvia muchas competencias para las cuales los habilita el título. Destaca que se trata de una carrera con una extensa currícula, que incluye un mínimo de 40 materias de alta complejidad y horarios de cursado intensivo.

A ello se le suman las asignaturas electivas y las prácticas: “La Ingeniería Civil es la más antigua de todas después de la Ingeniería Militar. No es justo que nos empiecen a restringir qué se puede hacer y qué no, cuando en realidad salimos preparados para ejercer una gran amplitud de proyectos”.

Cómo se determina la competencia profesional

El artículo 43 de la Ley Nacional de Educación Superior establece la especificidad de roles que los profesionales de diferentes áreas podrán desempeñar una vez que aplican los saberes para el bien de la sociedad.

Allí, la norma estipula que todos los títulos correspondientes a profesiones reguladas por el Estado y cuyo ejercicio pudiera comprometer el interés público, están atenidos -entre otros aspectos- a realizar actividades reservadas exclusivamente para los egresados de esas carreras, con los planes de estudio y exigencias acordes a las responsabilidades a desempeñar.

Todas esas pautas, según la ley, deben ser determinadas por el Ministerio de Educación en acuerdo con el Consejo de Universidades Nacionales (CIN).

Fecha de creación: 11/11/2017 Fuente: Los Andes
Click aquí para suscribirte a nuestro newlsletter semanal de noticias
SUSCRÍBETE a nuestro newsletter de novedades
VIDEOTUTORIALES
¿como usar MID?