Iluminar bien al hogar para iluminar bien al mundo

Las bombillas que nos han acompañado hasta ahora están condenadas a dejar de existir. El motivo fundamental es una directiva a través de la cual serán sustituidas progresivamente por la tecnología led, mucho menos contaminante ya que no hay que perder de vista la luz incandescente, los tubos fluorescentes y los problemas medioambientales que acarrean.

El concepto de ahorro energético hace tiempo que vino para quedarse y se ha de entender desde una perspectiva holística. En una casa, toda la energía cuenta, algo que se ha hecho notar, sobre todo, tras el RD de eficiencia energética en edificios puesto en marcha hace pocos años a través del ciertos inmuebles, antes de su puesta en venta o en alquiler, están obligados a tener su calificación energética. Esto es, desde el sistema de calefacción utilizado, la orientación de la vivienda, el sellado de las ventanas, hasta el material de sus paredes y la iluminación. Y sí, también el suelo.

El objetivo de estudiar y analizar todos los componentes no es otro que el de evitar que se desperdicie la energía, una energía que consume demasiados recursos en un planeta en el que, tarde o temprano, se acabarán, aunque a veces las personas nos empeñemos en vivir como si todo fuese ilimitado.

Un buscador y comparador online especializado en compañías de energía, ha desarrollado un mapa interactivo en el que se puede observar cómo se ilumina el mundo, poniendo el ratón sobre el país que se quiera consultar.

España, por ejemplo, se ilumina un 40% con combustibles fósiles, otro 40% con energías renovables y el 20% restante corresponde a fuentes nucleares. Se puede jugar con todos los países e intentar comparar para saber qué país está mejor que España, o consolarse y averiguar quién está peor.

La realidad es que los combustibles fósiles siguen siendo la fuente de energía predominante en todo el mundo. En el otro extremo se encuentran las renovables, aún poco representativas a nivel global.

Sin embargo, a pesar de ello, sí que hay determinados países que se nutren de fuentes renovables de forma casi absoluta, como puede ser Islandia, Albania, Paraguay o Noruega, fundamentalmente, a base de energía hidroeléctrica.

¿Qué es lo que tiene que ocurrir para que esto también ocurra en España? Lo primero, debe darse un cambio de mentalidad y, aunque parezca difícil entenderlo, también voluntad política, que el sistema pueda facilitar más el acceso a recursos renovables y no “premiar” el consumo de combustibles fósiles.

Tras la cumbre celebrada hace unos días en París, One Planet Summit, que reunió a más de 50 líderes en torno al cambio climático y a modelos más sostenibles, el Banco Mundial anunció que dejaría de financiar proyectos de exploración y producción de petróleo y gas a partir de 2019, una declaración que no dejó indiferente ni a grandes corporaciones ni a gobiernos.

Los objetivos del Acuerdo de París son ambiciosos, pero no inalcanzables y para conseguirlos lo primero que debe existir es la voluntad y la actitud – quizá sea por eso que Estados Unidos ha decidido salirse de él. La voluntad y la actitud terminan en los gobiernos, pero comienzan en los buenos hábitos en el hogar.


Fecha de creación: 26/12/2017 Fuente: Noticias de la Ciencia y la Tecnologia
Click aquí para suscribirte a nuestro newlsletter semanal de noticias
SUSCRÍBETE a nuestro newsletter de novedades
VIDEOTUTORIALES
¿como usar MID?