TRÁFICO
Claves para migrar de CCTV a videovigilancia sobre IP y no morir en el intento
Existen numerosos escenarios donde los costos, los tiempos, o la necesidad de conservar factores edilicios hacen imposible el recableado sobre el que funcionan los sistemas de videovigilancia analógicos (con cable coaxial), lo que deriva en que las organizaciones demoren la decisión de actualizar sus sistemas de CCTV a otros más inteligentes basados cámaras digitales, que funcionan sobre redes Ethernet (con cable UTP). Existe una solución superadora, que permite actualizar las cámaras, sin cambiar el cableado coaxial. Conózcala.

El caso es real. Un banco de América Latina quería actualizar los sistemas de videoseguridad de sus múltiples ubicaciones a videovigilancia basada en IP (concretamente, utilizando cámaras Axis). Para lograrlo, la infraestructura coaxial existente debía ser migrada a PoE/IP. El proyecto de migración a IP era complicado y tenía que ser implementado en fases. Las fases 1 y 2 consistían en mejorar los primeros ocho sitios y en desplegar 1.200 nuevas cámaras IP a finales de 2017. El tiempo de implementación planteaba un problema enorme, dado que las oficinas tenían horarios de operación restringidos que no podían verse comprometidos con interrupciones. Por otra parte, el reemplazo de los cables coaxiales por cable de Ethernet agregaba elementos “desconocidos” (complejidad, costos y riesgos) en el ya engorroso proceso de modernización de la infraestructura. Estos, junto con las inevitables interrupciones de largo plazo en el negocio, constituían grandes barreras que obstaculizaban las mejoras de seguridad del cliente. Afrontando los grandes riesgos de seguir adelante y de no hacer nada, el cliente casi se rindió.

NVT Phybridge propone una alternativa superadora: No reemplazar el cableado coaxial, utilizarlo como vehículo de los enlaces Ethernet, y además multiplicar hasta seis veces la distancia límite de dichos enlaces (según la norma, 100 metros) hacia las cámaras.




LA PROBLEMÁTICA DE LLEGAR A ETHERNET E IP

“Ahí donde los estándares de Ethernet no llegan, nosotros superamos ese paradigma. Sobre todo, a la hora de aprovechar infraestructura y superar la barrera de los cien metros, con equipos que pueden dar hasta seis veces esa distancia punto a punto”, explica Antonio Pérez, director de Ventas para América Latina de NVT Phybridge.


Antonio Pérez, director de Ventas para América Latina de NVT Phybridge

“Hablando desde un punto de vista estrictamente económico -agrega-, cuando el cliente quiere hacer esa migración a IP, se plantea adquirir las cámaras IP, los grabadores, quitar el cable existente, comprar y desplegar el cableado nuevo. Además, debe evaluar alternativas si las distancias superan los cien metros: encontrar y habilitar cuartos de IDF (Intermediate Distribution Frame), con lo que eso implica en materia de equipos adicionales, provisión de energía, locales físicos, respaldos”.
El límite de cien metros que plantea el estándar Ethernet obliga frecuentemente a buscar alternativas, como fibra óptica, enlaces de radio o repetidores. Cada uno de estos ítems hace la migración más costosa y demandante de profesionales con expertise, pero además suma complejidad, posibles puntos de falla y nuevos riesgos. La consecuencia es que el cliente prefiere esperar y encarar la inversión en otro momento, o bien acude a la digitalización de las imágenes a través de encoders. “Esto le permite aprovechar las cámaras que tiene. Creo que es sólo una solución para salir del paso. Al final, ese cliente deberá gastar dos veces. Hoy pondrá los encoders, pero en dos o tres años deberá adquirir las cámaras IP. Las prestaciones y ventajas son diferentes”.

No se trata solamente de un tema de costos. “Hay instalaciones críticas, muy sensibles a la disrupción. Piénsese en un hospital, un casino, un hotel… Lo que supondría tener que abrir paredes para recablear en términos de ruidos, polvo, molestias, el costo de cerrar plantas o salones. En una prisión, por ejemplo, no quieres tener gente trabajando por mucho tiempo”, grafica Pérez. La tecnología de NVT Phybridge permite hacer una migración sumamente sencilla: “Desconectas los equipos análogos de ambos lados, los conectas a nuestros switches. Del otro lado, conectas el cable al adaptador, y de allí a la nueva cámara IP. Esa instalación ahorra un 80% del tiempo respecto de una instalación estándar, donde hay que recablear”.

LA SOLUCIÓN, EN DETALLE

La propuesta de NVT Phybridge -que no se limita al segmento de videovigilancia: tienen alternativas para evitar recablear durante la migración de telefonía tradicional hacia comunicaciones sobre IP, y también cuentan con un amplio abanico de casos de uso en los terrenos de TV sobre IP e Internet de las Cosas-, se apoya en la línea de switches CHARIoT, y más concretamente en el modelo CLEER.



CLEER brinda Fast Ethernet (100 Mbps Full Duplex) y PoE a través de un cable coaxial con seis veces más alcance que los switches tradicionales. CLEER se usa principalmente para la implementación de cámaras IP, IPTV y también para desplegar altavoces IP, control de acceso IP y sensores IP. La oferta de la solución y sus elementos complementarios incluye:

” Switches CLEER administrables de 24 puertos
” Switch EC no administrable de 10 puertos
” Extensores CLEER: EC Link Plus, EC Link y EC 4

En un organismo gubernamental de América Latina, se planificó la migración de 8000 cámaras, en más de 200 sitios, recuerda Pérez y agrega: “Basta imaginar la cantidad de instaladores y el tiempo de que hubiera tomado hacer ese recableado. Con nuestras soluciones lograron migrar en prácticamente dos meses (versus ocho meses, estimado). Cuando se habla de instalaciones de gran volumen, ese tiempo de instalación es importante”.



También te puede interesar: Microsoft publicó un interesante libro electrónico de seguridad

Fecha de creación: 22/05/2018 Fuente: ItSitio
Click aquí para suscribirte a nuestro newlsletter semanal de noticias

Escribir un comentario


Aún no hay comentarios

SUSCRÍBETE a nuestro newsletter de novedades
VIDEOTUTORIALES
¿como usar MID?