COMENTARIOS
ONLINE
TRÁFICO
Cuando quieres traducir una idea volátil, el dibujo es indispensable

Cuando quieres traducir una idea volátil, el dibujo es indispensable

La arquitectura no ilustra o imita ideas nacidas de la filosofía, de la literatura, de la pintura o de cualquier otra forma de representación artística; sino que constituye un modo de pensamiento por derecho propio: elpensamiento arquitectónico. Dicho modo de discurrir, de hacer, necesita de sus propias herramientas como único medio por el que traducir todas esas ideas en algo concreto, en algo real, capaz de comunicar por sí mismo. Una de esas herramientas, tal vez la más indispensable, es el dibujo.

El proceso de proyecto comienza con una idea inicial que se desarrolla durante un tiempo. Proyectar tiene que ver con avanzar, para posteriormente retroceder. Así con cientos de ideas. Una sucesión de múltiples comienzos. Tiene que ver también con una exploración existencial, en la que se fusiona el conocimiento profesional, las experiencias vitales, las sensibilidades éticas y estéticas, la mente y el cuerpo, el ojo y la mano; así como toda la personalidad y la sabiduría existencial del propio arquitecto. Somos lo que vemos y conocemos. Dentro de esta búsqueda, de la sucesiva acumulación de capas de información, la incertidumbre suele ser un recurrente y fiel aliado. Incertidumbre positiva. Lejos de acabar con nuestras aspiraciones proyectuales, la inseguridad y la incertidumbre se convierten en íntimas amigas, hasta el punto de llegar a atribuirles inteligencia propia.

Así, finalmente, llegamos al producto final, a la obra, al edificio, a la arquitectura. Una buena obra arquitectónica gusta de ser capaz de comunicar un conjunto complejo e invisible de impresiones, o sensaciones ideadas; tales como experiencias de movimiento, peso, tensión, dinámica estructural, contrapunto formal o ritmo, que para nosotros se convierten en la medida de lo real. Entre el espacio y el usuario que lo experimenta nace una resonancia y una interacción; siendo ubicado en infinitud de puntos que conglomeran el “aura” de la obra. Una reflexión creativa en arquitectura rara vez es un descubrimiento intelectual instantáneo, sino que deviene de la repetición, la seriación de una idea que, tras sucesivos comienzos, va deshojando la flor del proyecto arquitectónico.

Fecha de creación: 29/12/2018 Fuente: plataformaarquitectura

Escribir un comentario


Aún no hay comentarios

Click aquí para suscribirte a nuestro newlsletter semanal de noticias
SUSCRÍBETE a nuestro newsletter de novedades
VIDEOTUTORIALES
¿como usar MID?